Construcción de la Iglesia de Santa Mª de la Piscina

Santa María conserva muchos de sus rasgos de estilo románico. Iniciada en el siglo XII, sabemos que la torre campanario y la nave adosada al norte se construyen en el XIII. La mayor modificación de la construcción original se realiza en el siglo XVI cuando se incorpora a la fachada el escudo, de la Divisa.

En el interior es un edificio sobrio, de líneas limpias y poca iluminación. Está cubierto con una bóveda de cañón apoyada sobre los contrafuertes exteriores, que se divide en cuatro tramos de distinto tamaño separados por arcos fajones que descansan sobre los capiteles decorados que se apoyan a su vez en columnas adosadas a pilares. El presbiterio también se encuentra cubierto con una bóveda de cañón, y el ábside con una de horno.

La nave adosada al norte se comunica con el resto de la iglesia mediante una pequeña portada con un vano en forma de arco de medio punto, enmarcado por dos pilastras con sus correspondientes arquivoltas, sin decoración. Esta nave se cubre con una bóveda de cuarto de cañón. No se tiene certeza de la función que pudo desempeñar este espacio, pudo ser una sala de juntas para los miembros de la Divisa, aunque otros autores especulan sobre su uso como un espacio defensivo o capilla.

Como se muestra en la imagen posterior, las líneas de imposta de la cabecera y la nave se están a distinta altura y con una decoración diferente, probablemente porque la construcción se realizó en varias fases, separadas en el tiempo, y bajo la dirección de maestros distintos.

Las ventanas del ábside y del presbiterio están enmarcadas por dos pequeñas columnas, con dos arquivoltas labradas, con la misma decoración que las exteriores: la franja superior con ajedrezado y la inferior con decoración de bolas.

En esta parte de la iglesia todavía pueden verse algunos restos de policromía, pero no permiten reconocer ninguna escena concreta, aunque podrían haber representado el momento en que el infante Ramiro entró en Jerusalén y el hallazgo del fragmento de la Vera Cruz.